Plaza de mercado La Perseverancia: Patrimonio Cultural para el deleite de los sabores colombianos

En la carrera 5 con calle 30, se ubica una de las mayores plazas alimenticias de la capital, un patrimonio cultural y de la buena comida que conserva los capitalinos.

Cuando viajamos es costumbre disfrutar de los paisajes, el clima y claramente de la comida local que ofrece cada lugar a sus expectantes viajeros, pues bueno, la capital colombiana resguarda el lugar donde se pueden encontrarlas mejores comidas nacionales en un soloespacio.

En La Plaza de mercado de la Perseverancia, no solo se respira la sazón de la comida hogareña de la región Pacífica, Andina y Caribe, por supuesto marca la historia de laBogotá cachaca de antaño.

Sus paredes coloridas, con grandes obras grafiteras abren paso para disfrutar de los grandes sabores colombianos, además, de disfrutar de un espacio donde el lenguaje universal es el amor por la buena comida con historias inimaginables.

La mítica plaza data del año 1940, cuando inició su construcción y aunque paulatinamente a través del tiempo se ha modificado para el disfrute de los visitantes y comensales, conserva sus puertas demadera, que evocan los inicios de los negocios del siglo.

Campesinos de los pueblos aledaños de la época, iniciaron sin saber uno de los sitios más visitadospor nacionales y extranjeros, donde se disfruta de los buenos sabores, pero también de losolores delmercado que se entrelazan con el buen ambiente del lugar donde nadie juzga, solo se disfruta.

«Cuando el cliente se acerca a nosotras y nos da las gracias por la comida, uno siente una alegría profunda al saber que el amorque nosotras ponemos en la cocina a la hora de preparar los platos se ve reflejado en los clientes», expresa Ana Muñoz, cocinera del lugar.

Las cocinas se dividen por región y cada una tiene una especialidad; como una identidad muy propia que marca el paladar de sus clientes: «Aquí vienen muchos extranjeros y les gusta mucho los olores y los sabores colombianos», indica Teresa García, quien trabaja desde hace 25 años en la plaza de mercado.

Los domingos son los días que más gente visita el lugar, expectantes, hambrientosy claramente más de uno maravillados de poder deleitar de los platos de sus regiones de origen, pues así es Bogotá, llena de personas de diferentes lugares de Colombia, que se transportan a sus vivencias más felices, con tan solo un bocado de su plato.

Las cocinas se dividen por región y cada una tiene una especialidad; como una identidad muy propia que marca el paladar de sus clientes: «Aquí vienen muchos extranjeros y les gusta mucho los olores y los sabores colombianos», indica Teresa García, quien trabaja desde hace 25 años en la plaza de mercado.

Los domingos son los días que más gente visita el lugar, expectantes, hambrientosy claramente más de uno maravillados de poder deleitar de los platos de sus regiones de origen, pues así es Bogotá, llena de personas de diferentes lugares de Colombia, que se transportan a sus vivencias más felices, con tan solo un bocado de su plato.

«Yo vengo a la perseverancia con mi esposa desde hace más de 30 años,cuando aún no habían remodelado el lugar, pero la comida sigue siendo exquisita, yahora traigo a mis nietos. Nos gusta mucho venir a comer aquí», manifiesta José Paredes, comensal de la Perseverancia.

Bandeja paisa, cocido boyacense, sopas de pescado con recetas del pacífico, mute, arepas, empanadas, caldo de costilla, tamales, pan de yuca, el famoso ajiaco santafereñode mamá Luz y por supuesto,la changua. Estas son algunas de las miles de comidas que se encuentran en el lugar a merced de un estómago vacío.

La Plaza de la ‘Perse’, como la llaman los jóvenes contemporáneos, fue declarada patrimonio cultural y está marcada como uno de los sitios turísticos más emblemáticos de la cocina colombiana en Bogotá. Más allá del auge gastronómico, La Perseverancia busca rescatar las tradiciones culinarias ligadas a la cocina tradicional, del campo, la agricultura y el cultivo.