La arepa, un alimento tradicional

“Arepa es el pan del abuelo que acompaña el chicharrón, reemplaza al patacón. Es un regalo del cielo, con dulce es un caramelo, con queso es un gran festín, acompaña un sinfín de alimentos deliciosos, disfrutarla es grandioso, comeré arepa hasta el fin”, así se inspira el poeta Úsuga cuando de hablar sobre la arepa se trata.

Y es que mientras caminaba por las empinadas calles de Ituango, en el norte de Antioquia, me topé con Néstor Daniel Úsuga Rengifo, poeta, trovador, cuentista y montañero. En medio de risas y charlas este inspirado paisano, nacido en las entrañas de esta tierra ituanguina, me contó que la arepa siempre ha estado presente en su vida; incluso en sus momentos de soledad, es motivo de inspiración.

Dicen los ituanguinos que paisa que se respete no le falta la arepa y razón tienen. Aunque sus preparaciones son diversas la preferida siempre será la arepa tipo tela, conocida por su preparación con base en la cocción de maíz blanco trillado.

“La arepa acompaña el chicharrón, todas las carnes, los huevos. Recuerdo la miga de arepa que se hace con huevo o la miga dulce que se hace con la arepa dentro del chocolate para los tragos, la arepa con quesito, la arepa con mantequilla, la arepa con nata, podemos combinar la arepa con encurtido, la arepa con aliños”, agregó Úsuga.

Según la historia, la receta sobre este alimento se remonta a los pueblos indígenas, sin embargo, luego de llegar a los colonizadores las preparaciones fueron variando hasta lograr, en la actualidad, diferentes presentaciones, ya que, por sus cualidades, varían en las diversas regiones del país.

“Siempre preferimos una arepa gruesa, que la podamos abrir y que tenga buen migajón. Me encanta la arepa de chócolo. Yo gasto arepa con lo que sea, la arepita no me puede faltar”, cuenta Miriam Arango, una comerciante del municipio de Ituango que en su negocio vende al menos cinco preparaciones, cuyo ingrediente principal es la arepa.

Como dice el Poeta Úsuga “una arepa es una historia, una tradición de abuelos, un regalo del cielo que quedó en nuestra memoria. Más que comida es victoria de un pueblo bravío y fuerte que por cosas de la suerte encontró este gran festín, el que amara hasta el fin, arepa sí, hasta la muerte”.

La arepa se consume desde México hasta Argentina, en algunos países en forma de tortilla para rellenar en diferentes recetas, en otros como acompañante. En Colombia hay unas 75 recetas regionales, según la Academia Colombiana de Gastronomía, la mayoría la consume en el desayuno.  La arepa hace parte de nuestro patrimonio cultural y puede ser considerada como un símbolo de unidad gastronómica nacional.