‘Desal’, es el centro de relajación ubicado en las minas de sal de Zipaquirá.

Sabía que existe un spa a 180 metros bajo tierra en Colombia.

La Catedral de Sal cuenta con 200 años de historia y gracias a la reestructuración realizada en 1991, ha ido posicionándose como uno de los destinos más elegidos por colombianos y extranjeros.

Ahora y con el fin de atraer cada vez más visitantes, una de las maravillas de Colombia cuenta con una innovadora experiencia dedicada al bienestar en la naturaleza llamada “De sal”, un spa en el que se podrá disfrutar de masajes relajantes, exfoliaciones, aromaterapia, entre otros servicios en medio de las paredes de roca salina.

La idea nació con el fin de brindar una experiencia única en donde se pueda disfrutar de los beneficios de la naturaleza, especialmente del legendario poder curativo que tiene la sal, adicionalmente, es un escenario donde todas personas del mundo pueden tener un espacio de conexión entre la mente, cuerpo y espíritu, afirma Yenny Paéz, gerente de la Catedral de Sal de Zipaquirá.

‘Desal’, además, es el primer spa ubicado a 180 metros bajo tierra en todo el mundo, lo cual brinda mayor atracción entre los visitantes y ahora el objetivo, será movilizar personas de todos los continentes a qué visiten Colombia y por supuesto Zipaquirá.

Entre los beneficios curativos, es posible evidenciar que la sal ayuda a liberar del cuerpo tensiones generales, contracturas musculares, agotamiento nervioso y alteraciones comúnmente causadas por el estrés. También favorece una correcta digestión y la eliminación de líquidos en el cuerpo, lo que provoca que estimule el apetito, por eso no solo es un espacio turístico, sino, además, un espacio que aporta a nuestra salud mental y física, afirma Lucero Aguilera, jefe de prensa de la Catedral de sal de Zipaquirá.

La Catedral adicional es un destino obligatorio para los apasionados por la arquitectura y el arte, pues su diseño es el balance perfecto entre la rudeza del trabajo minero y la delicadeza del arte, que por años han dado como resultado esculturas talladas sobre sal y mármol.