Fundación Alquería abre las puertas para ‘Soñar en grande’

Desde muy pequeña, Laura Espinel estuvo influenciada por su familia a enamorarse de la academia, a estudiar, a leer e indagar más, y a interesarse por la medicina desde su infancia; así que el periodo escolar ella lo pudo disfrutar y nunca fue un problema. Ahora, médico de La Universidad de Los Andes y especialista en epidemiología de la Universidad del Bosque, nos cuenta su historia llena de oportunidades muy bien aprovechadas.

Por su parte, la Fundación Alquería Cavelier tocó sus puertas cuando se encontraba cursando grado decimo y logró participar del campamento de verano que preparo a más de 40 estudiantes para las pruebas saber 11, preparación que la joven de Sibaté aprovechó, obteniendo el cuarto puesto a nivel nacional en el ranking de las pruebas en el 2012.

En ese momento, la Fundación no duda en apoyar su carrera otorgándole una beca del 80% en medicina, y así cumplirle su sueño. “Sin duda el gran aporte de la Fundación fue ese empujón a encontrarme con un mundo lleno de posibilidades, que ahí estaban, solo que no las había visto, y me siento privilegiada por estar rodeada de personas académicas que no me permitieron tambalear al tomar una de las mejores decisiones de mi vida: entrar a Talentos Excepcionales de la Fundación Alquería Cavelier”. fueron las palabras de la joven.

Por su parte, Laura también asegura que la educación es la clave para generar un futuro lleno de oportunidades y posibilidades y por ello asegura que la educación de alta calidad abre la mente al punto de solo querer mirar hacia los sueños de manera más cercana, alcanzable y realista.

Cabe destacar que durante sus años de carrera entre 2013 y 2019, la Fundación estuvo acompañándola emocionalmente, lo que permitió sentirse respaldada.

Por el lado de la Fundación, el director Sergio Fernández afirma “Para nosotros no solo se trata de otorgar una beca a jóvenes excepcionales, sino acompañarlos a ellos y a sus familias en el proceso. Sabemos que detrás de cada uno de ellos hay un mundo por descubrir acompañado de miedos e inseguridades, pero también de sueños y muchas ganas de cumplirse a ellos mismos lo propuesto, así que nosotros estamos como un bastón para cuando necesiten un impulso más”.

Antes de que Laura finalizará sus estudios, viajó a Cucunubá, Cundinamarca a hacer su rural, una experiencia enriquecedora ya que ella sentía en su corazón que le estaba retribuyendo y aportando a su municipio, que había vuelto con su gente a sanar inequidades en el sector salud que hay en algunas zonas de Colombia y así mismo, motivar a sus antiguos compañeros diciéndoles que si se puede lograr. “No hay que poner barreras, y mucho menos propias, estas en el camino se pueden resolver con grandes esfuerzos y con metas ambiciosas” concluyó la joven.

Actualmente, Laura se encuentra laborando en la Fundación Santa Fe de Bogotá y próximamente se graduará de su especialización en epidemiología en la Universidad del Bosque, sin embargo, sus metas siempre van mucho más allá, así que su próximo paso será homologar su carrera en Estados Unidos y emprender una nueva especialización en neurología.

En cuanto a la Fundación Alquería Cavelier, a la fecha 43 estudiantes se han podido beneficiar con el programa de Integración lingüística, de los cuales 34 ingresaron al Liceo Francés y nueve al Colegio Los Nogales. De los estudiantes beneficiados en el Liceo, nueve jóvenes ya se graduaron y se encuentran cursando sus pregrados en las mejores universidades del país.