La prima de navidad, un instrumento clave para la compra de vivienda

Spread the love

 La prima de Navidad que reciben los trabajadores colombianos a fin de año de parte de sus empleadores, tal como lo establece la Ley, pocas veces es considerada como una herramienta estratégica para facilitar la adquisición de vivienda propia o como una transacción crucial en la materialización de ese sueño, que para muchas familias es la inversión mas importante de sus vidas.

El beneficio económico, tradicionalmente utilizado para regalos de navidad, vacaciones, compra de electrodomésticos, entre otros gastos, tendría un mayor impacto para los hogares si lo hacen parte del plan financiero hacia la construcción de un patrimonio estable y duradero como la vivienda.

La gerente general de Cusezar, Susana Peláez, «resalta la importancia de la prima como una herramienta valiosa en el proceso de compra de vivienda, que no siempre es considerada en el plan de pagos de las familias. En Cusezar, entendemos que tener una vivienda propia es un anhelo compartido por muchas personas, y estamos comprometidos a guiar a los colombianos en el uso estratégico de este beneficio para hacer realidad ese sueño”.

Si la familia está iniciando el proceso de compra, la prima puede hacer parte de la separación del inmueble y, posteriormente, pueden considerarse como parte del plan de pago para que tanto en junio como en diciembre el aporte a la cuota puede ser mayor, como abono a capital, para reducir las cuotas futuras o reducir el tiempo en la proyección de pagos.

Así lo explica Susana, quien asegura que “la prima puede ser determinante en la compra de vivienda para la población con un flujo de caja estricto y limitado, porque la familia puede incluir las primas de junio y diciembre para mejorar su viabilidad financiera y el perfil crediticio para lograr el cierre financiero”.

Inversión segura

La vivienda es una inversión que se valoriza con el tiempo independientemente de la situación económica del país. Inclusive, una vivienda comprada sobre planos cuando es recibida por las familias siempre ha ganado una valorización.

“En un análisis que hicimos para nuestro nuevo proyecto de Vizcaya, en Lagos de Torca, al norte de Bogotá, el metro cuadrado costaba 5,5 millones de pesos; ahora está avaluado en 8,2 millones de pesos y sigue aumentando, por el atractivo que ha ganado la zona, la planeación de largo plazo, el equipamiento social, los servicios que tendrá, etc”, explica Susana.

Por supuesto, para garantizar una importante valorización es importante que el comprador conozca las zonas en desarrollo, los futuros proyectos aledaños, las vías y el desarrollo urbano previsto. Importante considerar planes parciales organizados que consideren la disponibilidad de servicios de transporte, colegios, centros comerciales. Además, que se traté de proyectos que incorporen zonas comunes que complementen de la mejor manera el lugar de vivienda, con servicios complementarios.

Por ejemplo, el proyecto Vizcaya, que ya tiene en venta la primera torre, estará en un lugar de alto desarrollo en los próximos años. Allí, hay 34 planes parciales que significan desarrollo e incrementos de precio en el tiempo.


“Los proyectos de Cusezar, por su diseño, perduran en el tiempo, no pierden vigencia y tienen una excelente reventa. Además, cuentan con zonas comunes y de entrenamiento diferenciadas, que contemplan a todos los miembros de la familia y a todos los tipos de familia. Son proyectos multisegmento, con una variedad de propuestas en áreas”, concluye Susana Peláez”.

Aportamos experiencia en proyectos de inversión, importantes obras de infraestructura y otros macroproyectos urbanísticos para desarrollar ciudades y fortalecer las comunidades en el largo plazo. Nuestro crecimiento está cimentado en principios éticos y morales, sostenido en la innovación, diseño y calidad del producto, que se proyecta en la pasión y excelencia de nuestro talento humano.