Construcción sostenible: clave para mitigar la crisis climática.

Spread the love

La década de 2011 a 2020 ha sido la más cálida jamás registrada, según datos de las Naciones Unidas.

Según la misma fuente, las edificaciones son responsables del 37% de las emisiones de carbono relacionadas con el consumo de energía a Nivel Mundial.

Esta situación pone de manifiesto la necesidad urgente de adoptar prácticas sostenibles en el sector de la construcción.

La crisis climática es una realidad ineludible, y sus efectos ya se sienten en Colombia.

En 2024, Bogotá enfrenta una grave crisis energética e hídrica, exacerbada por fenómenos climáticos extremos y un crecimiento urbano descontrolado.

Desde el pasado 11 de abril se han realizado cortes de agua debido a la emergencia de las fuentes hídricas en los embalses de Chuza y San Rafael, responsables de generar el 70% del agua potable de la ciudad.

Por otro lado, el consumo de energía en Colombia ha aumentado 8,31% comparado con marzo de 2023, según datos de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen).

 Este incremento ha generado preocupación especialmente en Bogotá:

Si vemos esto a nivel internacional, la meta global busca mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 1.5°C para finales de siglo y neutralizar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para 2050.

Colombia, en su compromiso con el Acuerdo de París, ha establecido

Objetivos Ambiciosos:

reducir sus emisiones en un 51% para 2030 y alcanzar la carbono-neutralidad para 2050, tal como se presentó en la Estrategia E2050 durante la COP 26.

En respuesta a esta crisis, el sector de la construcción en Colombia ha comenzado a alinearse con estos compromisos internacionales.

Las constructoras están adoptando planes de acción para reducir la huella de carbono de sus proyectos, enfocándose en la sostenibilidad como un eje central de sus operaciones.

Para esto existen certificaciones internacionales como HQE, EDGE y CASA, que demuestran que la sostenibilidad puede ser viable y económicamente beneficiosa.

Por ejemplo, constructoras como Prodesa están implementado estrategias para disminuir la huella de carbono embebida y operacional en todos sus proyectos.

Además, ha desarrollado iniciativas internas para fomentar la conciencia sobre sostenibilidad entre sus empleados y mejorar la comunicación con los clientes sobre las ventajas de las estrategias sostenibles.

Rodrigo Sarmiento, Gerente Técnico de Prodesa, afirma: “Nuestro compromiso es crear edificaciones que no solo sean funcionales y estéticas, sino también responsables con el medio ambiente.

Cada proyecto es una oportunidad para innovar y avanzar hacia un futuro más verde”.

La construcción sostenible no es solo una tendencia, sino una necesidad imperiosa para enfrentar la crisis climática.

Con proyectos innovadores y un enfoque en la eficiencia energética, el sector de la construcción en Colombia está comprometido con la creación de un futuro más sostenible y resiliente.